Colección Voyeur

Todo lo que merece ser publicado acerca del Erotismo.
Jueves 30 de Julio de 2009
9

?Amanda no era para vos ?me dijo un día Juan Carlos, mientras me cebaba unos mates en el quiosco.
?Claro, no era para mí, sólo era el gran amor de mi vida, pelotudo, y la perdí.
?Pará, ganso, no te pongas nostálgico.
?Es que siempre me quedé con la leche, hermano. Podríamos haber sido tan...
?¿Felices?
?Sí, felices ?contesté mirando al vacío.
?Ni a palos, Tito. Si Amanda realmente te hubiera querido, te habría esperado a que volvieras de la colimba.

Sin embargo, Amanda, en vez de esperarme, se había ido con un zurdito universitario, sin darme siquiera una oportunidad de decirle que la amaba, de tratar de recuperarla, de explicarle que nunca iba a tener una buena vida con ese infeliz, que en cambio Tito Petruzzi podía ofrecerle el sol, la luna y las estrellas. O, al menos, mucho cariño y un buen pasar, donde nunca le iban a faltar las vacaciones en Mar de Ajó, las entradas para algún teatro de revistas de vez en cuando, las escapadas de fin de semana a Luján ?para ver la basílica y rezarle a la virgencita?, o a comer un buen asado en San Antonio de Areco.

Pero no. Ella eligió la militancia universitaria, el mundillo pedorro de esos barbudos que se la dan de intelectuales. Ella eligió que se la siguiera culiando un roñoso con olor a marijuana que la llevara a ver a Porsuigieco en el Barrock. Ella eligió un maricón que se escapó a Paraguay para no tener que ir a pelear a Malvinas, un imbécil que se creía el Che Guevara, pero que no tenía ni puta idea de lo que es andar por el barro en borcegos y cargando un FAL. Ella eligió un pelotudo que soñaba con hacer la revolución, en vez de elegir a un hombre de verdad como Tito Petruzzi, en vez del mundo de amor y ramitos de jazmines todos los viernes que yo le ofrecía.

?¿Sabés qué, Juanca? ?me aflojé.
?¿Qué, Tito?
?Que la Amanda se vaya a lavar el culo con aguarrás.
?¡Esa es la actitud, Tito, viejo y peludo, nomás!
?Seh... estoy mucho mejor sin ella.
?Además... ? Juanca puso una sonrisa pícara.
?¿Además qué?
?Además cogía muy mal.
?¡¿Y vos eso cómo lo sabés, lareconchadetumadre ?!

Publicado por El Tito Petruzzi a las 5:00
Publicidad
Lunes 27 de Julio de 2009
Despedida y cierre
 

Alcoba cerrada

Por detrás de la puerta,
guardado por cerrojos de silencio y de agua,
esperando, desnudo, tu cuerpo.
Tibiamente, mansamente desnudo,
hermoso hasta el dolor.

No entraré a descubrirte.
No violaré el santuario de tu carne entreabierta.
Demasiado peligro para sólo una vida,
demasiado pecado para tan sólo un alma.

M. Josefa Parra

Hay un momento en que ya no queda nada más que decir, en que has vaciado por completo el alma y la sangre se te escapa por las venas para no volver a ser nunca más la que fuiste.

Ese es el preciso instante en que debes despedirte sin volver la mirada a tras, sólo puedes mirar hacia la luz y sonreír.

Foto: Cortesía & © by George Portz (en Amante das Imagens)

 

Publicado por Belita a las 5:00
Jueves 23 de Julio de 2009
8

Mi mejor amigo se llama Juan Carlos. Él también fue al Comercial conmigo, pero como no le tocó la colimba, se metió de bien pendejo a laburar en una metalúrgica. Es que, en esa época, un perito mercantil era un Señor Perito Mercantil. Sabíamos más que los contadores de ahora, carajo. Y el Juanca hizo carrera: empezó como cadete, terminó como gerente contable. Toda la teca : Mercedes Benz, casa en Mar del Plata ?y no en cualquier lado de Mar del Plata, en el barrio los troncos?, noches de boite y casino... ¡Qué bien que la hizo ese hijo 'e una gran puta!

Claro, hasta que la metalúrgica, esa que hacía las mejores cacerolas y sartenes del país, esa que exportaba al mundo, esa que ponía las baterías de cocina donde las señoras italianas hacían su pasta y los chefs franceses cocinaban esas cosas raras que hacen ellos, se fundió, como se fundieron tantos otros en los tiempos de Menem.

Al Juanca le tocó una indemnización tan grosera que no lo podíamos creer.

?Esto hay que invertirlo, Tito ?me decía con el cheque en la mano.
?¿Estás seguro, Juanca? ¿Invertir en este país?
?Pero sí, querido. Ya no quiero trabajar más bajo patrón ¿Sabés? ¡Estoy podrido de ganar la guita para otro! ¡Ahora la quiero ganar para mi!
?'Tá bien, me parece bárbaro que quieras independizarte. ¿Pero qué vas a hacer con toda esa plata?
?No sé, todavía no me decido ?se había puesto pensativo, mientras revolvía el cortado?. Todavía tengo que hacer un buen anális de mercado, pero creo que voy a invertir en la industria del transporte o en gastronomía, aún no sé.

Después de putear un mes seguido por lo caras que estaban las licencia de taxi y por la burocracia para sacar una, Juan Carlos abandonó su sueño de convertirse en un magnate de la industria del transporte de pasajeros y optó por su ?Plan B?: compró un fondo de comercio, un maxiquiosco en pleno microcentro.

Al principio, tenía cuatro empleados que laburaban turnos de seis horas y mantenían el quiosco abierto las veintcuatro horas del día y también de noche. Pero después de la tercera vez que los afanaron ?y que casi le meten bala a la pobre Marcela, una gordita de Ituzaingo que se tomaba el tren hasta Once para atender el turno noche?, terminó por rajar a dos empleados y empezó a abrir sólo de día. Armaba sanguchitos para los oficinistas, hacía descuentos por cantidad y se jactaba de tener la mayor variedad de alfajores de toda la ciudad, incluyendo los codiciados ?Capitán del Espacio?, una delicia característica de la zona sur que no suele abundar en la Capital.

?Lo que pasa es que la gente sólo compra puchos?, se quejaba. ?Y los de las tabacaleras son unos buitres, no te dejan un mango?. A los dos años, endeudado hasta el culo con el mayorista, vendió el Mercedes y se compró un Duna usado. Dos años después de deshacerse del auto de sus amores, hizo guita la casa de Mar del Plata para bancar el alquiler del local antes de que le hicieran juicio.

Al final, terminó despidiendo a los dos empleados que le quedaban y se dedicó a vender cigarrillos, alfajores y curitas durante catorce horas al día. ?¡Atendido por sus dueños las pelotas!?, protestaba.

Pero así, al menos, el quiosco rendía.

Publicado por El Tito Petruzzi a las 5:00
Lunes 20 de Julio de 2009
El fisio

De: BELITA
Para: NADIA

Asunto: He cogido hora para el fisio

Mi querida Nadia, siguiendo tus sabios y nunca prescindibles consejos te he hecho caso y por fin me he decidido a llamar al fisioterapeuta que me recomendaste. El esguince esta acabando con mi ya de por si menguada paciencia, así que he concluido que lo mejor era pedir cita con ese prodigio de hombre del que tan bien me has hablado. No puede recibirme hasta el martes pero ¿Que son tres días? No es demasiado tiempo si realmente es capaz de obrar los milagros de que tanto me has hablado.
Eso si, apreciada amiga, sigo sin entender muy bien el que insistas en que le pida un reconocimiento exhaustivo y prolongado de todo mi cuerpo para determinar si existen rasgos psicosomáticos distintos del rubor o la hipertensión que me estén afectando, agradecería una aclaración al respecto.
Besos querida.

P.D.: Para serte del todo sincera también debo decirte que esta misma tarde he pedido cita en mi centro de estética, un hombre siempre es un hombre y yo soy muy sensible en esos casos, ya lo sabes, así que decididamente he optado por depilación integral, pedicura y manicura francesa

 

De: NADIA
Para: BELITA

Asunto: Re: He cogido hora para el fisio

Hola Belita:

Cómo me alegra que por fin te hayas decidido a llamar a Nicolás. Creo que no quedarás defraudada y que sus habilidades te dejarán ampliamente recuperada.
Es una buena idea ir depilada para la sesión del esguince. Al fin y al cabo una lesión así nadie sabe cómo puede repercutir en el resto de la pierna y todos esos nervios y tendones pueden estar afectados. Sería una pena que este verano no pudieras ponerte los shorts esos blancos que te compraste el año pasado.
Como referencia te diré que a mí hace dos veranos con una lesión de muñeca se portó estupendamente. Después de sesiones y sesiones empleándose a fondo con mi muñeca, prestaba toda su atención en que luego me fuera lo más relajada posible a casa. Llegó incluso a funciones fuera de su profesión (lo cual es muy de agradecer).
Para finalizar el tratamiento me sometió a arduas pruebas de evaluación a ver si mi muñeca estaba totalmente funcional.

Aquellas pruebas las hizo poniendo en juego su integridad, pues me hacía un examen de presión de mi mano en su miembro, pues es lo más fiable, como sabiamente dijo, para conocer como de precisos estaban mis dedos. También me hizo pruebas de giro, deslizamiento y sobre todo y más importante de velocidad y fricción.
Creo que pasé todas las pruebas, pues cuando terminó el examen Nicolás parecía medio inconsciente (se entrega tanto el pobrecito a su trabajo).
Como no pude despedirme de él en condiciones dale recuerdos de mi parte y dile que en cuanto tenga cualquier traumatismo allí me tiene en la consulta.
Un beso, guapa, y ya me contarás.

Foto: Cortesía by Amante das Imagens

Publicado por Belita a las 5:00
Viernes 17 de Julio de 2009
Incapaz

Después de un viaje de ensueño, con sexo perfecto, amor por todas partes, diversión, anécdotas, comidas y cenas espectaculares.

Sexo anal, sexo oral, sexo verbal, orgasmos intelectuales y físicos, besos sin respirar, risas y más risas, desentrañando la crisis, arreglando el mundo, apoyándonos, comprendiéndonos, besándonos otra vez...

¿... Quién tiene huevos de decirle ahora al causante de todo esto que te aburre esta relación?

Pues eso, que no tengo fuerza de voluntad.

Foto: Cortesía & © by Fotologando

 

Publicado por Amanda a las 5:00
Otros Artículos
Publicidad